Jóvenes@TNC

Niños en la naturaleza: una de las experiencias más enriquecedoras

Los padres pueden ayudar a sus hijos a aprender y vivir aventuras pasando un rato en la naturaleza.

Por Ijeoma Nwatu, Escritora Independiente

Un niño camina por un bosque mostrando sus manos con lodo
Lodo en las manos Los niños y sus familias disfrutan de una hermosa tarde de primavera en una granja de Lithonia, Georgia. © Erika Nortemann/TNC

Los primeros cinco años son un periodo de desarrollo realmente importante para un niño. Es una época en la que los padres y cuidadores pueden influir en el bienestar de los niños y tener un impacto positivo que dure toda la vida. 

Actividades para todas las edades

Explora Nature Lab y los recursos educativos que TNC ofrece

Visita Nature Lab

Como progenitora de dos niños pequeños, la importancia de este periodo fundamental está muy presente en mi mente.

La pandemia mundial interrumpió los planes de la guardería, la hora de los cuentos en la biblioteca local y otros arreglos estructurados para el cuidado de los niños. No tuve más remedio que ser creativa.

Afortunadamente, no tuve que buscar más allá que en el exterior.

2 niños pequeños están en un muelle y miran hacia un arroyo en un día de primavera.
Explorando el muelle Los niños disfrutan de una hermosa tarde de primavera en una granja de Lithonia, Georgia. © Erika Nortemann/TNC
Un padre se arrodilla en una zona de mareas con rocas cubiertas de algas mientras sus dos hijos voltean una roca y buscan animalitos.
Explorando Port Susan Bay Un padre y sus dos hijos dan la vuelta a una roca en la playa de Barnum Point para descubrir qué maravillas pueden esconderse debajo. © Benj Drummond
Explorando el muelle Los niños disfrutan de una hermosa tarde de primavera en una granja de Lithonia, Georgia. © Erika Nortemann/TNC
Explorando Port Susan Bay Un padre y sus dos hijos dan la vuelta a una roca en la playa de Barnum Point para descubrir qué maravillas pueden esconderse debajo. © Benj Drummond

Cómo se benefician los niños al explorar la naturaleza

La naturaleza proporciona muchos beneficios para toda la vida en lo que respecta a la salud física, la salud mental y la competencia académica. Una exposición adecuada a la vitamina D favorece la salud ósea y ayuda a minimizar los problemas relacionados con la diabetes y las enfermedades cardíacas. Incluso jugar con la tierra (enlace en inglés) ha demostrado reducir los niveles de ansiedad y estrés en los niños. 

Introducir a los niños a diferentes entornos naturales puede ayudarles a pensar más allá de su entorno inmediato y a construir perspectivas completas. El aprendizaje y la educación basados en la naturaleza mejoran el rendimiento académico y el pensamiento crítico de los niños.

Y, sin embargo, los niños han pasado menos tiempo al aire libre que nunca. Un estudio realizado en 2018 en el Reino Unido reveló que los niños pasaban unas cuatro horas a la semana al aire libre (enlace en inglés), aproximadamente un 50 % menos de lo que pasaban sus padres cuando eran niños. Cuando los niños no salen al aire libre, se pierden valiosas experiencias que podrían enriquecer su desarrollo físico, cognitivo y mental.

La naturaleza ayuda a los niños a conocer su mundo

Acercar a los niños a la diversidad de la naturaleza -desde animales únicos hasta diferentes paisajes y climas- puede animarles a apreciar el mundo que les rodea y ayudarles a entender su lugar en él.

Por ejemplo, visitar un río o un arroyo es una oportunidad no sólo para enseñar a los niños el hábitat de los peces, sino para explorar de dónde procede el agua potable, uno de los recursos más preciados de la vida.

Una chica con chaleco salvavidas mira por encima del borde de un barco hacia el agua en un día soleado en un lago.
Recorrido por Emiquon Ser capaz de establecer conexiones en la naturaleza puede potenciar el pensamiento crítico. Una niña de 3 años se asoma al borde de un bote mientras recorre el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Emiquon, en Illinois. © Laura Stoecker

La naturaleza también puede conectarnos con nuestros alimentos. Puedes intentar construir y cultivar un pequeño huerto. Recuerdo que mi madre me contaba historias sobre el huerto de su familia en el sureste de Nigeria y todas las verduras que recogían para hacer sopas y guisos.

Muchos años después, cuando tuve la oportunidad de visitar a mis familiares, pude ver las verduras que cultivaban meticulosamente y apreciar los beneficios de vivir de la tierra.

Si visitas un mercado local, dedica tiempo a conocer a los agricultores que cultivan los alimentos que compras y cuéntale a tus hijos lo que significa ese proceso. Conoce el nombre del agricultor, entiende lo que está en temporada, e identifica los productos similares que puedes compartir con tu familia.

Aunque muchas comunidades siguen obteniendo gran parte de sus alimentos de operaciones agrícolas a gran escala, presentar a tus hijos a algunos productores de alimentos locales les pone en contacto con alimentos que suelen ser más saludables para ellos y mejores para el planeta. Y la oportunidad educativa de ver que los alimentos no proceden de los supermercados no tiene precio. 

2 niños pequeños observan cómo un voluntario siembra una planta en una zona de pasto cerca de un río.
Voluntarios en Connecticut Los niños observan a una voluntaria de siembra. Las oportunidades de voluntariado pueden enseñar que hay acciones que podemos realizar para ayudar a la naturaleza. © Francine Monahan/TNC
2 niños pequeños en un parque de Chicago miran a través de unos binoculares hechos específicamente para niños.
Binoculares en el Garfield Park Niños con binoculares en la jornada de trabajo del Chicago Park District en el Garfield Park de Chicago, Illinois. © Joshua Lott
Voluntarios en Connecticut Los niños observan a una voluntaria de siembra. Las oportunidades de voluntariado pueden enseñar que hay acciones que podemos realizar para ayudar a la naturaleza. © Francine Monahan/TNC
Binoculares en el Garfield Park Niños con binoculares en la jornada de trabajo del Chicago Park District en el Garfield Park de Chicago, Illinois. © Joshua Lott

Oportunidades de voluntariado

Descubre actividades cerca de tí (enlace en inglés)

Explora eventos para voluntarios

Encuentra espacios verdes cerca de ti para aventurarte

Mis hijos y yo tenemos la fortuna de vivir cerca de parques públicos y otros espacios verdes. El dosel de los árboles en nuestra zona es vital para nuestro entorno urbano porque los árboles literalmente limpian nuestro aire (enlace en inglés) y consumen los gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático.

Los espacios verdes también les permiten conocer y considerar el riesgo. Según Harvard Health, los niños también necesitan aprender a ir más allá de sus límites. Piensa en ello como una forma segura de asumir riesgos. Naturalmente, resulta incómodo y aterrador que tus hijos se encuentren en una situación de aparente peligro. Sin embargo, subirse a los árboles o a las estructuras del parque infantil, chapotear en un arroyo o recoger frutos silvestres son oportunidades para experimentar la naturaleza a su manera. 

Un niño camina junto a una secuoya caída mientras una niña empieza a subirse a su tronco.
Parque Nacional Secuoyas Gigantes Niños pequeños trepan por la base de un árbol de secuoya en el Parque Nacional Secuoyas Gigantes, en California. El tiempo no estructurado para explorar en la naturaleza puede ayudar a los niños a desarrollar habilidades como conocer sus límites y comprender el riesgo. © Nick Hall

Crea tus propias actividades al aire libre

Nunca es demasiado pronto (o tarde) para crear actividades para que los niños experimenten la naturaleza y aprendan por qué merece la pena protegerla.

Para una diversión más estructurada, considere la posibilidad de visitar un museo, un arboreto o un parque que también esté dirigido a los niños. Si puede planificar con antelación, considere las opciones en línea, como las excursiones virtuales y los vídeos animados. Busque gráficos descargables, páginas para colorear y puntos de referencia adicionales. 

Para los entornos no estructurados, trae un libro ilustrativo de plantas autóctonas o un mapa que detalle los ríos y otras vías fluviales. Explora las especies locales y regionales para entender mejor el ecosistema que te rodea.

Lleva el aprendizaje más allá encontrando a personas que estén familiarizadas con la tierra, como miembros de la comunidad indígena, agricultores o historiadores.

Incluso en entornos urbanos, hay oportunidades para descubrir lo que es único, lo que es autóctono y lo que se ha introducido en la zona.

Despierta su amor por la naturaleza

Las interrupciones provocadas por el hombre son un hecho de la vida, pero el aire libre nos llama.

Cada vez que mis hijos ven un ejército de hormigas, pájaros volando en el cielo, un gran bosque o una masa de agua extensa, me acuerdo de que estoy ampliando sus horizontes física, emocional y mentalmente.

Al permitir que los niños se identifiquen con su entorno, les ayudamos a desarrollar su propio aprecio por la naturaleza y, con el tiempo, a reconocer que vale la pena conservar estos lugares.

Protegemos lo que amamos. Fomentemos el amor por la naturaleza tan temprano como podamos.